lunes, 8 de abril de 2013

VARIACIONES CONTINUAS Y DISCONTINUAS

La variación de la descendencia de un mismo par de progenitores se puede presentar de dos maneras fundamentales distintas, constituyendo lo que se llaman variaciones continuas y variaciones discontinuas. Las primeras se manifiestan por pequeñas diferencias, de modalidad generalmente cuantitativa, que afectan a todos los órganos y caracteres de los individuos y que siendo variables en intensidad y sentido para cada órgano y para cada caracter, dan origen a la fisonomía peculiar de cada individuo.
En contraposición a las variaciones continuas existe otro tipo de variación que se denomina variación discontinua. Comprenden a este tipo todas aquellas variaciones morfológicas o funcionales que aparecen de un modo repentino o en uno o varios individuos aislados de una misma generación o descendencia, ambos tipos de variación tienen por lo menos en parte un origen genético que puede ser simple o complejo en dependencia del número de genes que intervengan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario